La experiencia de los huracanes en el Caribe muestra la urgencia de frenar el aumento de la temperatura global

Los riesgos para las familias y para el desarrollo de las economías insulares se agudizará a medida que los desastres relacionados con el clima aumenten su frecuencia y virulencia, advirtió el Secretario General ante los líderes de la Comunidad del Caribe, y los llamó a elaborar planes de mitigación del cambio climático.

La belleza, singularidad y modo de vida único de cada isla del Caribe son amenazados por los efectos del cambio climático, como ocurre con todos los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, dijo este miércoles el Secretario General durante la inauguración de la Conferencia de Jefes de Gobierno de la Comunidad del Caribe (CARICOM), celebrada en Santa Lucía.

António Guterres habló sobre los desafíos que supone el aumento de las temperaturas globales y de otros obstáculos para el desarrollo sostenible de las islas, que precisan con urgencia planes de resiliencia y de seguridad ciudadana, así como acceso a financiamiento.

Hace apenas dos años, los huracanes Irma y María arrasaron Barbuda y Dominica, destruyendo lo que se había logrado en años de trabajo. “Y esa no fue la primera vez que el Caribe ha enfrentado ese nivel de devastación y pérdidas y el inmenso reto de reconstruir mientras trata de salvaguardar los avances en materia de desarrollo”, apuntó.

“Los huracanes Iván y Thomas, y muchos otros de antes de Irma y María, siguen presentes en la memoria de los caribeños.  A medida que los desastres naturales relacionados con el clima aumentan en frecuencia y virulencia, los riesgos para las familias y el desarrollo en general se agudizarán”, alertó Guterres.

CARICOM, líder en combate al cambio climático

“La experiencia del Caribe deja muy claro que debemos reducir con urgencia las emisiones mundiales y trabajar colectivamente para garantizar que el aumento de la temperatura global no supere 1, 5º C por encima de los niveles pre industriales.”

En este apartado, el titular de la ONU reiteró su exhortación a los líderes de gobiernos y del sector privado a que participen en la Cumbre sobre la Acción Climática en septiembre de este año y a que presenten planes concretos para cortar un 45% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y para lograr la neutralidad en 2050.

Aseguró que los países del CARICOM han sido líderes y aliados en el combate al cambio climático desde hace más de una década, pugnando por acceso a formas de energía limpia y confiable y estando a la vanguardia de iniciativas innovadoras como la inversión en energías renovables descentralizadas para producir electricidad. “Los sistemas de microrrejillas y energía solar descentralizada acortarán la pérdida de electricidad después de las tormentas, haciendo menos catastrófico el efecto en las casas, los hospitales y los negocios.”

Más Información

Próximos eventos

Sígueme vía Facebook Sígueme vía Twitter Sígueme vía RSS